L.-V. 9.00am-7.00pm S. 9.00am-1.00pm

+507 831-1446/6406-8686

Top

Ciranza con Sentido

Ciranza con Sentido

“Esto de criar a los hijos es facilísimo”- dijo ningún padre en el mundo. Confieso que cada día compruebo que una cosa es la teoría y la otra es la práctica. Y ahora en tiempos de redes sociales siento que el asunto se complica. Las criticas, escrutinios y opiniones sobre casi cualquier tema de la parentalidad hacen que por momentos se ponga todo, absolutamente todo en duda; sobretodo nuestra capacidad de ser papás.

La verdad es que en la actualidad nos enfrentamos a unos estilos de disciplina bastante divididos. Suelo encontrarme con padres de familia que son demasiado permisivos por miedo a perder el amor de su hijos y/o lastimarlos con límites o por el contrario; demasiado autoritarios y no permiten la flexibilidad,  en ocasiones inculcando miedo para obtener resultados. Y luego estamos los demás, atrapadas en una especie de limbo de que camino escoger día tras día llenándonos en ocasiones de culpa, frustración y confusión.

Un día finalmente acepté que esto de criar no iba ser un trabajo de sólo intuición, ni tradición sino que iba a ser de mucha educación. Y buscando fue así que  conocí la “Disciplina Positiva”. Está basada en los trabajos de Alfred Adler (Psicología Adleriana) y Rudoph Dreikurs quienes desde los años 20 creían en el concepto de educación para padres y la importancia de criar a los hijos con respeto ya que lo contrario llevaba a más problemas de riesgo social en el futuro. Dreikurs siguió el enfoque desarrollado y llevándolo a la practica como la crianza “democrática”. Era el punto medio entre la crianza autoritaria y la permisiva. En 1980, Jane Nelsen y Lynn Lott siguen sus pasos buscando llevar este enfoque a los hogares, escuelas y organizaciones fundamentado con investigaciones y evidencias. La Disciplina Positiva cuenta con cinco criterios:

  1. Pemite que los niños sientan una sensación de “Conexión”. El niño necesita sentir que pertenece y es importante en su comunidad.
  2. Es amable y firme al mismo tiempo. Es mutuamente respetuosa y alentadora para los padres y los niños.
  3. Es eficaz y a largo plazo. El niño piensa y siente el aprendizaje para poder decidir sobre si mismo y su mundo.
  4. Enseña importantes habilidades sociales y de vida. Tales como el respeto, preocupación por los demás, la resolución de problemas, y la cooperación, así como las habilidades para contribuir a la casa, la escuela o la comunidad más grande.
  5. Invita a los niños a descubrir cuales son sus capacidad. Fomenta el uso constructivo del poder personal y la autonomía.

Las herramientas son muchas pero creo que la más importante es que la D.P. no se basa en utilizar los castigos para modelar el comportamiento. Y para sorpresa de muchos, tampoco se vale premiar. Está centrada en estímulos positivos y en soluciones junto con el desarrollo de habilidades de comunicación e interacción. Se trata en cambiar la creencia detrás de cada conducta e identificar la necesidad del niño. Y si algo no funciona, pues se puede aplicar las 3 “erres”: Reconocer, Reconciliar y Resolver. Estas nos permite entender que nuestros errores son también oportunidades de aprendizaje y debemos perdonarnos cuando fallamos. Los dejo con esta frase que creo que lo resume bastante bien: “De dónde sacamos la loca idea de que para lograr que un niño sea bueno, primero debemos hacerlo sentirse mal”. ¡Esto a mi sí que me hace sentido!

 

 

 

Share

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.